Ver todas las noticias
06/03/2013 | Novedades | CONFIRMADO
Once Unidos no participará de los torneos de Primera División
18:23 | La medida, tomada por la comisión directiva en fallo dividido, tuvo su correlato en la Liga Marplatense de Fútbol con la presentación formal del pedido de licencia. El primer efecto concreto fue la dimisión indeclinable de Armando Carlos Bergero, socio nº 929 de la entidad, como delegado. “Renuncio a la función por respeto a mis convicciones y mi amor al club”, señaló.
En declaraciones a AREA CHICA MDQ, Bergero se refirió a una “desfutbolización” de la entidad y lamentó esa situación en virtud de que ese deporte representa los cimientos sobre los cuales se construyó Once Unidos.

“Estamos orgullosos de ser parte de una institución que, por la visión y la actitud eficiente de sus directivos, creció a la par de un barrio que hoy se cuenta entre los más importantes de Mar del Plata”, reconoció.

Y agregó: “también, reconocemos el valor de todos aquellos que supieron superar épocas difíciles, de crisis económicas y financieras y de diferentes contingencias; de quienes se sobrepusieron a la adversidad con honestidad y dignidad”.

“Del mismo modo – completó – agradecemos que la actual administración lleve a Once Unidos por los carriles del éxito en cuanto a la mejora de las instalaciones y el desarrollo de los distintos deportes”.

“Pero aún así no puedo pasar por alto mi desacuerdo con esta solicitud de licencia, por la cual, por primera vez en la historia, la verde y blanca no competirá en un campeonato local”, remató.

LAS REPERCUSIONES

Esteban Blasco: “Los dirigentes de Once Unidos tomaron la peor decisión. Dejarán una mancha imborrable en la historia de nuestro club”.

Hernán Denot: “Acusan al fútbol de dar pérdidas cuando nunca fueron capaces de llevarnos un bidón de agua a los entrenamientos. Además, es insólito el planteo este año, cuando los jugadores nos comprometimos a pagar la cuota social todos los meses, se consiguió un nuevo sponsor y se acercaron dos planes de trabajo serios. No solo no fueron capaces de escucharnos sino que al parecer se olvidaron que el club se formó en torno a un grupo de amigos que jugaban al fútbol (de ahí su nombre). Es una falta de respeto para con ellos y con todos nosotros, que queremos a Once Unidos”.

Maximiliano Alderete: “Nos gustaría saber, con nombre y apellido, quienes tomaron esta decisión. Es una vergüenza que se fijen sólo en los números en vez de apoyar el deporte”.