Ver todas las noticias
12/07/2008 | Novedades | Por Pablo del Bianco
Para Karcher y Miranda, demasiada agua
16:08 | Los partidos entre Once Unidos – Cadetes e Independiente – Al Ver Veras, que debían disputarse en el estadio de Nación, fueron suspendidos por las intensas lluvias caídas durante el viernes. Ambos cotejos fueron reprogramados por la Liga Marplatense de Fútbol para el próximo miércoles en los mismos horarios estipulados.
Cesar Miranda, el árbitro designado para el encuentro que debían disputar Independiente y Al Ver Verás, determinó la suspensión del encuentro cerca de las 12.30 al encontrar el centro del campo de juego literalmente inundado.

Las áreas y los sectores cercanos a las líneas de cal no estaban tan intransitables, pero el anillo central y sus inmediaciones regalaban ante el reflejo del sol un verdadero espejo de agua.

En los bancos de suplentes habían dispuesto aserrín para disimular el barro, pero la zona de los asistentes detrás de las líneas se presentadas muy complicada para ser transitadas durante los 90 minutos.

Los planteles y cuerpos técnicos de Once Unidos y Cadetes llegaron al estadio y quedaron a la espera del arribo de Juan Karcher para conocer la suerte del partido de segundo turno.

La policía, presente en la cancha, aguardaba dentro de un auto matando la espera con la compañía del mate…

Tanto Independiente como Al Ver Veras, hacía rato que habían abandonado la cancha.

Al arribar Karcher ni siquiera necesito ingresar al campo para imitar a su colega Miranda.

También suspendió el encuentro a las 13.36 por las mismas razones, pese a que la gente de Once Unidos quería jugar el partido.

“Así no se puede” dijo Marcelo Zwicker, mientras los de Parque Luro recordaban que en alguna que otra fecha las canchas estaban en peores condiciones y se había disputado la fecha sin ningún inconveniente.

Por su parte, la gente de Nación que esperaba para partir rumbo a la cancha del Atlético Mar del Plata, confesó que en la madrugada mientras hacía la sobremesa de un asado, descubrieron que su propio escenario estaba completamente cubierto de agua.

En consecuencia, el estadio de Nación se vació antes de las 14 y el personal de UTEDyC debió devolver al público los 48 pesos recaudados por la venta de cuatro boletos.