Ver todas las noticias
29/07/2015 | MarplaMundo
Ser padre: un golazo al ángulo para el marplatense Miguel Alba
20:45 | A punto de cumplir 27 años, el futbolista atraviesa por un muy buen momento en Guaraní Antonio Franco, equipo que milita en el Nacional B. Curiosamente, su producción en la red mejoró con la llegada de su primogénita, Rufina. Un medio de Posadas atribuyó a la pequeña el repunte del delantero. “Vino con los goles bajo el brazo”, aseguró Misiones Online.
El capítulo más lindo de la historia comenzó a fines de abril, cuando el oriundo de la Feliz fue convocado para viajar a Formosa en reemplazo del lesionado Cristian Barinaga, quien hasta entonces era la figura del equipo.

La chance llegó bastante más tarde de lo que se esperaba. El “Chaucha” Bianco, artífice del ascenso a la segunda división y entrenador durante la primera parte de la temporada 2015, nunca había llegado a convencerse con la actuación de Alba y apenas le había dado unos minutos. Incluso, en una oportunidad, lo mandó a la cancha en pleno partido, pero poco después, disconforme, realizó una nueva variante.

Su suerte, sin embargo, iba a tener un giro a partir de la oportunidad que le dio Telmo Gómez, quien lo incluyó en el equipo alternativo que disputó el partido de 32avos de final de la Copa Argentina, ante Arsenal de Sarandí.

Para ese entonces, su vida personal tampoco era la misma: su mujer Carla había dado a su luz a la primera hija de la pareja y la beba había sacudido por completo su propia estantería, volviéndolo menos temperamental e impulsivo y más maduro y solidario.

En ese cotejo en el que se produjo el quiebre, Alba convirtió un golazo de tiro libre y Guaraní Antonio Franco le ganó 2 a 1 al equipo de los Grondona. Así, logró seguir en carrera en el certamen “más federal” del país.

Esa noche, el marplatense se ganó un lugar y, a partir de ese momento, la racha no se detuvo. Humberto y Martin Zuccarelli, quienes asumieron al frente al plantel, conservaron su puesto en el once titular y le permitieron comenzar a lucirse. Incluso hizo usufructo de “la ley del ex” por partida doble: anotó ante Douglas Haig, en Pergamino, y ante Unión, en el Estadio Clemente Argentino. Además, inscribió su nombre en el marcador frente a Juventud Unida de Gualeguaychu y a Boca Unidos de Corrientes. En este último caso, se había hecho cargo de un penal que atajó el “Gato” Sessa, pero tomó el rebote y mandó el balón al fondo del arco.

Con una actitud más serena, pero sin perder la confianza en sí mismo, Alba reconoce el valor del trabajo en equipo y sabe que nadie, ni siquiera él, es imprescindible.

Sin embargo, el murmullo en derredor es cada vez más fuerte. Saben de las capacidades de Miguel y sueñan con el joven, sobre el verde césped, vuelva a exhibir todo su potencial.