Ver todas las noticias
01/07/2012 | MarplaMundo | Por Francisco Magliolo
De Mardel a London
23:15 | River se vistió de anfitrión para recibir a Emiliano Martínez, un joven arquero marplatense que pasó por Independiente de Avellaneda y actualmente milita en el Arsenal inglés. Surgido de las inferiores de General Urquiza, pasó por Talleres y formó parte de la exitosa categoría 1992 de San Isidro, donde fue descubierto por “Cacho” Gonzalo, principal gestor de su arribo al“rojo”.
El encuentro del cual tomó parte estuvo dirigido a los chicos del fútbol infanto-juvenil de la ciudad y contó con la presencia de representantes del “tripero”, Talleres, San Isidro, Círculo y Aldosivi. Por supuesto, también asistieron jugadores de Primera dedicados al entrenamiento de arqueros, tales como Gustavo Gatti y Emiliano Torresani.

Durante la charla, el arquero de 19 años les contó a los jóvenes presentes como fue su experiencia. Así, Martínez puso el énfasis en las cosas que se deben hacer y en las que hay que evitar y repasó sus años de formación en el fútbol marplatense, su estadía en las divisiones juveniles de AFA, su arribo a la Premier League y también las convocatorias a la selección argentina.

En ese marco, se destacaron frases como la de Jorge Peta, “lo fundamental para cualquier deporte ser buen estudiante“; o las de Cacho Gonzalo, ”yo veo un programa que se llama \´Sí se puede\´... y justamente lo que le pasó a Emiliano: pudo. Su vida es un ejemplo para todos los chicos de Mar del Plata, porque como él llegó, puede llegar cualquiera de ustedes”.

“Lo que no se tienen que olvidar – recalcó – es que el fútbol exige mucho, mucho sacrificio y no se llega así nomás a conseguir grandes cosas”. “A veces tenés que dejar la familia y caer en clubes donde hay una pensión y debés olvidarte de las comodidades“, indicó.

Dibu, apodo con el que se conoce a Martínez, fue llevado por su entrenador, Gonzalo, a realizar pruebas a Buenos Aires a la temprana edad de 12 años. Para que ello ocurriera, fue sumamente importante la ayuda de la familia: ”la verdad es que mis viejos y mi hermano me ayudaron a elegir”, subrayó.

A continuación, en tanto, dijo: “cuando llegué a San Isidro, estaban Cacho (Gonzalo) y Jorge (Peta), que son quienes me dieron un mano grande y el apoyo necesario para que me vieran en los clubes de allá, donde tuve la suerte de quedar“.

En un primer momento, fue probado en Boca, donde lo vio Madonni, y después cayó en River, donde hasta el día de hoy Pitarch se lamenta por haberlo dejado ir. “Se quieren morir – tiró el descubridor del “Burrito” Ortega - no entienden cómo tuvieron la posibilidad de tenerlo y no lo supieron ver”.

Esas primeras frustraciones no influyeron en Emiliano, que tuvo que optar entre mostrarse en Independiente o en Argentinos. “En la Paternal me buscaban pero yo no quería ir, entonces me decidí por Avellaneda, donde ya me habían visto”, comentó el guardametas.

Dos factores importantes jugaron en esa determinación: que es hincha del “diablo” y que Miguel Angel Santoro estaba trabajando en el club como entrenador de arqueros, en compañía del tandilense ”Tato“ Medina.

De aquella época, Martínez mantiene gratos recuerdos: ”estaba Diego Rodríguez, otro arquero marplatense de quien me hice muy amigo, y además me gustó la institución“, confesó.

Asimismo, sobre el hecho de haber compartido entrenamientos con ídolos como Germán Denis, Oscar Ustari o Sergio Agüero, destacó: ”uno al principio se sorprende y se maravilla, pero luego se va tornando un ámbito habitual, donde prima el compañerismo“.

En AFA, se mantuvo seis años (de los 12 a los 18), donde, también, formó parte de los seleccionados sub 15, sub 17 y sub 20, y fue dirigido por Sergio Batista y entrenado por Ubaldo Filliol, entre otros.

Gracias a su participación en el Sudamericano, Arsenal de Inglaterra puso la mirada sobre él. Y se lo llevó…

Ante el cambio de costumbres, el arquero señaló: ”hubo bastantes cambios... el tema futbolístico, el económico. Vivir en otro país era un gran desafío. Pero la verdad es que fui, me gustó y tuve la suerte de andar bien, de escalar puestos”. “Ahora estoy de tercer arquero con chances de quedar como suplente“, destacó.

De todos modos, Martínez reconoció que, al principio, dudó de su continuidad en Londres: “cuando llegué era séptimo arquero y, en consecuencia, varias veces le dije a mi familia que no iba a conseguir nada, que me tendría que volver”. “Pero hoy – advirtió - sigo mi camino en ese mismo lugar, disfrutando del puesto más ingrato y, a la vez, el más lindo de todos”.

En cuanto a su carrera en el equipo que este año disputará cuatro torneos en la temporada, el marplatense aseveró: ”tuve la suerte de ir muchos partidos al banco y después jugar, pero después me lesioné y no pude reemplazar al titular que también estaba lesionado”.

Pese a ello, Emiliano reconoció que nunca se le cruzó por la cabeza abandonar el Arsenal, ya que está “muy cómodo” y le quedan tres años de contrato, en los que desea “aprovechar el día a día”.

Más adelante, en tanto, dijo a modo de consejo: ”a mí me gustaba salir a pescar, ir a cazar, ir a un cumpleaños, salir de noche... y la verdad es que tenés que dejar de lado todo eso si de verdad te gusta jugar al fútbol y llegar”. Por eso, interpelando a los chicos presentes, añadió: “lo que les recomiendo es que escuchen a sus entrenadores, a sus profes y sus papás, ya que lo que ellos les digan será para salir adelante”.

Aunque, poquito después, les adelantó: “van a poder salir a bailar, pero elijan bien cuándo hacerlo… Beban con moderación y no se olviden de estudiar… Acuérdese que es posible agarrar los libros y jugar a la pelota”.

Por último, para cerrar la jornada, el exarquero de Independiente se sacó fotos con los chicos, les respondió las preguntas que ellos hicieron, dialogó con algunos técnicos y dejó una gran estela de humildad; la misma que les sugirió a los pibes que desean ser grandes.